Nuestro compromiso

 

Es a partir de 1999 cuando se produce el último cambio en nuestra empresa y tras la jubilación del padre José María Martínez Agramunt, nos hicimos cargo de los hermanos, convirtiéndonos en la cuarta generación de cerrajeros en la familia y aún jóvenes , no teníamos experiencia y profesionalidad que durante años junto con nuestro padre en el taller, nos supo inculcar. Apostamos por futoro y por ello que desde el primer día hemos dotado a nuestra empresa con maquinaria, infraestructuras y personal de muy alta cualificación, todo encaminado para estar preparados y poder atender todas las necesidades de nuestros clientes y siempre con gran inquietud por los materiales más innovadores y su mecanización para poder seguir ofreciendo las mejores soluciones a un nivel de calidad extremadamente alta.

Más historia- Es por 1895 cuando nuestro bisabuelo Juan Martínez Casino comenzó a ejercer como cerrajero en Villavieja, su pueblo natal. Su trabajo consistía básicamente en la fabricación y reparación de cerramientos para el campo. Para el año 1914 se incorporó a la cerrajería nuestro abuelo José María Martínez Casino que introdujo muchas novedades, y fue en este momento cuando la cerrajería pasó a dedicarse a la fabricación de una pequeña herramienta en útiles de mayor tamaño, en la herradura de caballerías y animales, así como los accesorios que facilitaban las tareas agrícolas.

Todavía hoy se pueden encontrar infinidad de herramientas confeccionadas por ellos, expuestas tanto en las casas particulares como en los museos. Muchos utensilios que marcaron aquella época. En 1945 comienza a trabajar en el taller familiar nuestro padre José María Martínez Agramunt y entonces fue cuando se produjo un verdadero cambio sustancial en la empresa, que pasa de la fabricación de herramientas de todo tipo, en la confección de rejas, escaleras , barandillas, balcones e incluso se introduce en la fabricación de aluminio, material que todavía es poco conocido en la mayoría de la geografía española.

En 1992 y después de un paréntesis de algunos años, nuestro padre decidió volver a sus orígenes y montó de nuevo una cerrajería junto con nosotros, creando la empresa Herrería Martínez Franch, la cual funciona en la actualidad y que como hemos explicado anteriormente, una vez jubilado nuestro padre, gestionamos los hermanos.